Las 10 mejores canciones para mis mejores 10 momentos

Hola!!

¡¡Qué año más intenso!! Antes de explicaros algunas “cosillas”… ¡Lo prometido es deuda!

Seguidamente tenéis lo que para mí es la mejor música para mis 10 mejores momentos. Si alguien quiere sumar a esta lista ¡que no se corte! Agregad un comentario con el video musical y tu momento.

¡Espero que os gusten!

  1. Para escribir trabajos i/o reflexiones Ludovico Einaudi. Escuchando este compositor dan ganas de aprender a tocar el piano, ¿sí o no?

2. Para charlar con mis amigas en casa algo de jazz.

3. Para la limpieza de la habitación, boleros. Sé que puede sonar a maruja pero ¡me encantan!

4. Momento ducha… Me encanta cantar con Alex Ubago y dejarme la garganta debajo el agua… 😉

y también esta otra… Vivo por ella. (con esta me dejo la garganta… jejeje)

5. Para despertarme el Manisero. Si te quieres levantar bailando ¡es lo mejor que hay!

6. Para ir a correr o hacer ejercicio.

Este grupo se llama Benga lo descubrí gracias a Bea, ella se lo pone para ir a correr.

7. Para caminar por la ciudad hip hop. Nach me gusta porque sus letras son muy claras.

8. Para pasear por el campo música clásica. Mozart era y es un grande de la música. Yo no tengo reparos en decir que escucho música clásica… ¡espero que vosotras tampoco!

9. Para ir en coche y observar el paisaje. Coldplay me ha acompañado en muchos momentos con la cabeza apoyada en el vidrio y la mirada perdida en el horizonte entre árboles y montañas.

10. Para ir a dormir. Este es un remix de 8 horas de sueño… ¿os podéis creer que no tardo ni 5 minutos en dormirme?

 

He obviado algunos momentos, como por ejemplo cuando voy de fiesta… cuando salgo no decido que música escucho, además ¡soy de las que lo baila todo!

No he puesto música romántica para estar con un chico. Soy de las que pienso que cuando estoy con una persona, ella ya es mi música y no necesito nada más… incluso su silencio me parece bailable…aunque no descarto poneros alguna canción en algún otro post…

Bien, gracias por leerme y siento la ausencia!!

Ya os contaré… 😉

Bea.

¿Ropa interior a 1€?

El sábado pasado me fui a Madrid de compras con mi madre. En la Gran Vía había una larga cola de gente que quería entrar en una gran tienda en la cual había ¡zapatos a 6 euros y bragas a 1 euro!

Sin pensarlo le dije a mi madre: ¡ENTREMOS! Ella es como yo: le gusta entrar en los sitios, curiosear y comprar alguna cosita. Pero en ese momento me agarró del brazo… cuando me giré vi su cara de estupor. –¿Qué te pasa mamá?

Evidentemente no quería entrar ahí. Me dijo que no lo veía lógico…

Me argumentó lo siguiente:

Una cosa es ir a las rebajas, la otra ir al mercadillo y si me apuras a las tiendas de segunda mano. Pero una tienda que sin ton ni son venden ropa tan re barata huele mal. Lo que venden en estas tiendas no cuesta lo que dicen… ¡Cuesta mucho más!

Entonces insistí, pues era nuestra oportunidad de ahorrar algún dinero comprando bueno, bonito y barato. Ella prosiguió:

Estás grandes cadenas de ropa la fabrican en países de mano de obra barata donde los trabajadores cobran un euro o incluso menos al día para que tú te pongas guapa… eso no me parece razonable.

En ese momento recordé haber leído algo sobre los teléfonos móviles y las guerras en África pero poco más… luego continuamos andando y no entramos en ninguna tienda. Caminamos por el centro de Madrid en silencio, observando las tiendas y preguntándonos de dónde sale tanta ropa, tantos utensilios, tantas cosas que en realidad no necesitamos.

No me considero una activista ecológica y mi madre tampoco lo es, pero su reflexión me llegó al corazón. Me he hecho muchas preguntas desde entonces:

tengo el armario a rebosar de ropa que ya no me pongo porque sencillamente ya no me gusta. ¿Qué puedo hacer con mi ropa usada?

A raíz de esa tarde lo he vaciado he catalogado todas las prendas. Como lo oís… ayer celebre un work shop en casa e invité a todas mis amigas. Les vendí toda la ropa “vendible” a 1euro, lo que no, lo regalé. Había camisetas, un chándal, pantalones de verano, un par de zapatos de bailarina y algún que otro jersey. (No vendí ninguna pieza de ropa interior porque lo considero algo íntimo)

He ganado 25euros, ¿pero en realidad los gané? ¡Esa ropa me costó mucho más! Digamos que recuperé la inversión y me hizo recapacitar.

A partir de ahora cada vez que vaya a comprar me preguntaré:

¿Verdaderamente lo necesito?

Las tiendas saben muy bien cómo ponerte la miel en los labios y luego existe algo que se llama la compra compulsiva. ¡Cuántas veces me ha pasado que he comprado algo en una tienda con la música hasta los topes y cuando llego a casa sencillamente no me agrada!

Pero ya he encontrado la solución:

Un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco (Estados Unidos) ha encontrado que la clave de la felicidad radica en generar recuerdos en base a experiencias y vivencias personales (como viajar) y no comprando bienes materiales de manera compulsiva

Conclusión del día: ¡La felicidad es gratis!

El grupo Calle 13 ¿sexista?

El otro día me encontré a una amiga que iba por la calle escuchando su MP3. Estaba absorta en su música con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando me acerqué se sobresaltó y con una gran sonrisa me dijo: Tienes que escuchar esto…

Sin más me puse los cascos, ella buscó la canción: –se llaman Calle 13 ¿los has escuchado?

Yo respondí que no y cuando puse el play y…

¿No te parece sexista? Le pregunté a mi amiga que contesto a mi pregunta con un: No sé… ¡pero me molan!

Reconozco que no tengo ni idea de música pero me pareció que la canción era machista al 100×100.

Esta canción menciona de forma despectiva la parte intelectual de la mujer, aludiendo que todas guardan un sentimiento de necesidad sexual, caliente, fogosas que deben dejar salir y la verdad… no me siento nada identificada… No me considero feminista pero sí una persona que tiene sus límites. La verdad es que me cortó mucho el rollo indistintamente si me gusta o no el reggaetón.

Luego en casa investigué un poco sobre este grupo y me encontré con esta canción que no acabo de entender. Su título es muerte en Hawai (supongo que por el videoclip) pero la canción es de amor muy ñoño y hasta infantil, y me parece graciosa hasta ¡PRECIOSA!

Para acabar os pongo esta otra canción titulada: No hay nadie como tú. ¡Esta me gusta mucho más!

Calle 13 me parece un grupo con un sonido muy fresco, son reivindicativos e inconformistas. Me recuerdan a mis primos que cuando se juntan no paran de decir tonterías y hacerse los locos.

P.D: En breve voy a haceros una entrega de lo que para mí son las 10 mejores canciones para mis mejores 10 momentos.

La ecuación química del amor

No sabéis lo bien que sienta estar equivocada. Lo que iba a parecer un año tormentoso ha cambiado de rumbo o mejor dicho de química…

La R2, la profe que iba a llevarme por el camino de la amargura, se llama Olga. Es dura e implacable… en eso no me equivoqué, pero la cuestión es que sabe un montón y lo mejor, para mi gusto, sabe transmitirlo.

El otro día nos habló de la fórmula química del amor. ¡No había caído nunca en que el amor pudiera ser una fórmula! Entendedme, cuando te gusta un chico y dices: hay química. Más allá de una forma de hablar, tiene mucha miga…

La fórmula del amor según los científicos es esta:

amor

Fenil-etil-amina. ¡Toma ya! ¡Aquí tenéis el seudónimo del amor:

¡Te fenil-etil-amino mucho! ¿Os imagináis decir esto a vuestro chico?

Esta sustancia la segregamos en nuestro cerebro cuando caemos enamoradas, según Olga es un neurotransmisor, es decir, para no liarnos… un líquido que conecta las neuronas y nos hace sentir la grandeza de este sentimiento tan… como lo diría… ¿GRANDE?

Según Olga el amor es química pura, aunque también pienso que la física (o mejor dicho el físico) también pondera en este extraño sentimiento que hace que las personas se unan.

Un detalle de interés… la feniletilamina también se encuentra en algunos elementos como el chocolate y algunos quesos… ahí lo dejo…

¿Sólo me pasa a mí ?

Sé que hace tiempo que no escribo, he estado muy ocupada con el comienzo del nuevo curso. Así que voy al grano.

Me molesta mucho cuando con una mirada ya sabes cómo te va a ir con una persona. Esto es lo que me está pasando con una profe.

El primer día de clase tuve esta sensación con la de Química. Es una persona muy rígida y estirada, cuando habla parece un robot y no mueve jamás el cuello, por eso la hemos bautizado como R2, como el personaje de la guerra de las galaxias R2D2.

Untitled-1

La cuestión es que pasando la lista dijo mi nombre y me miró, PERO NO DE UNA MANERA NORMAL: fue como un balazo en el estómago. Sus dos pupilas se incrustaron en mi frente y sentí como el ombligo me apretaba el estómago.

Des del primer momento supe que algo no iba bien, que aunque no tuviera ni idea de lo que trataríamos en la asignatura me iba a costar un montón aprobarla.

Lo dicho, han pasado algunas semanas y la R2 hace de la química un idioma parecido al chino. Sé que voy a suspender si no me pongo a estudiar ¡YA! ¡y estamos al principio de curso!

Pero mi reflexión va más allá: ¿Os ha pasado alguna vez que la primera impresión que tenéis de una persona ya sabes que la cosa va a ir mal? ¿Soy un BICHO RARO?

DESCONEXIÓN

Hace unos días llegué del pueblo de mi prima Iris. Ha sido una desconexión en todos los sentidos. ¡Para empezar en el pueblo no había conexión a internet!

Sé lo que estaréis pensando… de hecho cuando llegué y vi que no tenía conexión la empecé a buscar hasta que mi prima me dijo: “Ni lo intentes,  aquí la red móvil es como un perro verde…”.

–¿CÓOOOOMMMMOOOOOO? –dije yo sin acabar de entender lo que estaba pasando.

Si quieres hablar con alguien, tienes que llamar por teléfono fijo, como antes… 

¿La NASA puede mover un robot teledirigido en Marte y yo no tengo cobertura?

Entonces miré el teléfono: sin conexión. Como si fuera una cuestión de fe, miré al cielo y respiré, caminé unos metros e… incapaz de conectarse a ninguna red.

funda móvil_princess

En realidad desde que tengo móvil no me he separado de él, bueno, ni de mi portátil para poder escribir en el blog. Pero escribir, aunque no pudiera publicar nada aquí, podía seguir escribiendo mis reflexiones y pensamientos y guardarlos en un archivo, pero estar sin móvil… Cada cinco minutos lo miraba, me parecía increíble que pasaran los mnutos, las horas, y no me entrara ningún Whatsapp, ¡nada! Intentaba entrar en Facebook y tampoco, nada… ¡imposible!

Pero, ¿sabéis? Empecé a olvidar el móvil en casa, a salir sin él y… a disfrutar de eso. De pasar por la piscina para ver si alguno de los amigos de mi prima estaban ya allá, de bajar a la planta baja a charlar con mis tíos en vez de encerrarme arriba a chatear en mi habitación… a salir más en bicicleta, leer y hablar con quien me encontrara del pueblo en mis paseos. Y es que a veces nos desconectamos de una cosa para conectarnos en otra. 🙂

En fin… que me lo he pasado genial, y ahora me resulta hasta raro volver a estar conectada permanentemente.

¿Qué tal vuestro verano?

AMORES DE VERANO

¡Por fin es AGOSTO!

No sé vosotr@s, pero este mes no pienso hacer nada más que descansar, divertirme y dejarme sorprender. Tengo ganas de trasnochar mirando el cielo, tener buenas conversaciones con las amigas, soñar haciendo la siesta, dejar que el sol me dore la piel,  conocer gente… y quizá conozca a alguien… pero ya os digo ahora que no tengo ninguna prisa.

Si pasa, pasa…
Ahora que lo pienso, aún no he tenido ningún amor de verano, pero me gusta la idea… conocer a alguien en una fiesta en la playa, besarse en la arena y ver salir el sol… y sobre todo… ¡un amor de verano que me dure todo el año!

amor verano

No sé qué tiene este mes, la combinación entre el buen tiempo, no tener que ir a clase y dedicarte a ti y a tus amigos es la ecuación perfecta para pasártelo en grande.

Por cierto, me acaba de llamar mi prima Iris, ¡me ha invitado a su fiesta de cumple en el pueblo! ¡Me voy a quedar unos días allí! Creo que voy a invitar a Silvia y a Marcos.

El verano está lleno de oportunidades, aventuras y experiencias… pues si no fuera así no sería AGOSTO.

¡Disfrutad de las vacaciones!