La ecuación química del amor

No sabéis lo bien que sienta estar equivocada. Lo que iba a parecer un año tormentoso ha cambiado de rumbo o mejor dicho de química…

La R2, la profe que iba a llevarme por el camino de la amargura, se llama Olga. Es dura e implacable… en eso no me equivoqué, pero la cuestión es que sabe un montón y lo mejor, para mi gusto, sabe transmitirlo.

El otro día nos habló de la fórmula química del amor. ¡No había caído nunca en que el amor pudiera ser una fórmula! Entendedme, cuando te gusta un chico y dices: hay química. Más allá de una forma de hablar, tiene mucha miga…

La fórmula del amor según los científicos es esta:

amor

Fenil-etil-amina. ¡Toma ya! ¡Aquí tenéis el seudónimo del amor:

¡Te fenil-etil-amino mucho! ¿Os imagináis decir esto a vuestro chico?

Esta sustancia la segregamos en nuestro cerebro cuando caemos enamoradas, según Olga es un neurotransmisor, es decir, para no liarnos… un líquido que conecta las neuronas y nos hace sentir la grandeza de este sentimiento tan… como lo diría… ¿GRANDE?

Según Olga el amor es química pura, aunque también pienso que la física (o mejor dicho el físico) también pondera en este extraño sentimiento que hace que las personas se unan.

Un detalle de interés… la feniletilamina también se encuentra en algunos elementos como el chocolate y algunos quesos… ahí lo dejo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s