El grupo Calle 13 ¿sexista?

El otro día me encontré a una amiga que iba por la calle escuchando su MP3. Estaba absorta en su música con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando me acerqué se sobresaltó y con una gran sonrisa me dijo: Tienes que escuchar esto…

Sin más me puse los cascos, ella buscó la canción: –se llaman Calle 13 ¿los has escuchado?

Yo respondí que no y cuando puse el play y…

¿No te parece sexista? Le pregunté a mi amiga que contesto a mi pregunta con un: No sé… ¡pero me molan!

Reconozco que no tengo ni idea de música pero me pareció que la canción era machista al 100×100.

Esta canción menciona de forma despectiva la parte intelectual de la mujer, aludiendo que todas guardan un sentimiento de necesidad sexual, caliente, fogosas que deben dejar salir y la verdad… no me siento nada identificada… No me considero feminista pero sí una persona que tiene sus límites. La verdad es que me cortó mucho el rollo indistintamente si me gusta o no el reggaetón.

Luego en casa investigué un poco sobre este grupo y me encontré con esta canción que no acabo de entender. Su título es muerte en Hawai (supongo que por el videoclip) pero la canción es de amor muy ñoño y hasta infantil, y me parece graciosa hasta ¡PRECIOSA!

Para acabar os pongo esta otra canción titulada: No hay nadie como tú. ¡Esta me gusta mucho más!

Calle 13 me parece un grupo con un sonido muy fresco, son reivindicativos e inconformistas. Me recuerdan a mis primos que cuando se juntan no paran de decir tonterías y hacerse los locos.

P.D: En breve voy a haceros una entrega de lo que para mí son las 10 mejores canciones para mis mejores 10 momentos.

Anuncios

La ecuación química del amor

No sabéis lo bien que sienta estar equivocada. Lo que iba a parecer un año tormentoso ha cambiado de rumbo o mejor dicho de química…

La R2, la profe que iba a llevarme por el camino de la amargura, se llama Olga. Es dura e implacable… en eso no me equivoqué, pero la cuestión es que sabe un montón y lo mejor, para mi gusto, sabe transmitirlo.

El otro día nos habló de la fórmula química del amor. ¡No había caído nunca en que el amor pudiera ser una fórmula! Entendedme, cuando te gusta un chico y dices: hay química. Más allá de una forma de hablar, tiene mucha miga…

La fórmula del amor según los científicos es esta:

amor

Fenil-etil-amina. ¡Toma ya! ¡Aquí tenéis el seudónimo del amor:

¡Te fenil-etil-amino mucho! ¿Os imagináis decir esto a vuestro chico?

Esta sustancia la segregamos en nuestro cerebro cuando caemos enamoradas, según Olga es un neurotransmisor, es decir, para no liarnos… un líquido que conecta las neuronas y nos hace sentir la grandeza de este sentimiento tan… como lo diría… ¿GRANDE?

Según Olga el amor es química pura, aunque también pienso que la física (o mejor dicho el físico) también pondera en este extraño sentimiento que hace que las personas se unan.

Un detalle de interés… la feniletilamina también se encuentra en algunos elementos como el chocolate y algunos quesos… ahí lo dejo…

¿Sólo me pasa a mí ?

Sé que hace tiempo que no escribo, he estado muy ocupada con el comienzo del nuevo curso. Así que voy al grano.

Me molesta mucho cuando con una mirada ya sabes cómo te va a ir con una persona. Esto es lo que me está pasando con una profe.

El primer día de clase tuve esta sensación con la de Química. Es una persona muy rígida y estirada, cuando habla parece un robot y no mueve jamás el cuello, por eso la hemos bautizado como R2, como el personaje de la guerra de las galaxias R2D2.

Untitled-1

La cuestión es que pasando la lista dijo mi nombre y me miró, PERO NO DE UNA MANERA NORMAL: fue como un balazo en el estómago. Sus dos pupilas se incrustaron en mi frente y sentí como el ombligo me apretaba el estómago.

Des del primer momento supe que algo no iba bien, que aunque no tuviera ni idea de lo que trataríamos en la asignatura me iba a costar un montón aprobarla.

Lo dicho, han pasado algunas semanas y la R2 hace de la química un idioma parecido al chino. Sé que voy a suspender si no me pongo a estudiar ¡YA! ¡y estamos al principio de curso!

Pero mi reflexión va más allá: ¿Os ha pasado alguna vez que la primera impresión que tenéis de una persona ya sabes que la cosa va a ir mal? ¿Soy un BICHO RARO?