El amor siempre se siente igual…

En la época de nuestros padres las princesas recibían mensajes como este:

« No hay nada más bello que lo que nunca he tenido,

nada más amado que lo que perdí.

Perdóname si hoy busco en la arena

una luna llena que arañaba el mar.

Si alguna vez fui un ave de paso

lo olvide pa’ anidar en tus brazos.

Si alguna vez fui bello y fui bueno

fue enredado en tu cuello y tus senos.

Si alguna vez fui sabio en amores

lo aprendí de tus labios cantores.

Si alguna vez amé, si algún día después de amar amé

fue por tu amor, Lucía, Lucía. »

JOAN MANUEL SERRAT – LUCIA

 

Me gustaría mirar por la mirilla de una puerta y ver como se enamoraron mis padres…

Anuncios

NADIE DIJO QUE SER PRINCESA FUERA FÁCIL

Post 30_15-03-13

No, no lo es. Y si no, pensad en tres de nuestras princesas:

BLANCANIEVES. Además de hacerla de criada, tuvo que aguantar que su madrastra, que era de lo más envidiosa, intentara “deshacerse” de ella.

CENICIENTA. Como si la muerte de un padre fuera poco, Cenicienta también tiene que aguantar que su madrastra la trate como a una “chacha”.

YASMIN. A ella, a quien controlan en palacio las 24 horas, quieren obligarla a casarse con alguien a quien no ama.

¿Qué tienen en común? Que son infelices. Pero también, que son capaces de cambiar eso, desafiar lo establecido y cambiar, así, su destino: Yasmin decide desobedecer a su padre y aventurarse en las calles de la ciudad, fuera de palacio; Cenicienta también desoye las órdenes de su madrastra y, gracias a la ayuda de un hada madrina, acaba asistiendo al baile que tanta ilusión le hacía; Blancanieves huye al bosque cuando se da cuenta de las intenciones de su madrastra.

Y es que, a veces, las princesas deben elegir y encontrar su propio camino.

¡YA PASÓ OTRO SAN VALENTÍN!

Post 27_15-02-13

Ayer las Princess tuvimos un San Valentín muy especial: ¡celebramos una RPU (Reunión de Princess Urgente) pijama! Aunque, claro, no había nada urgente que debatir, sólo ¡compartir cómo habíamos celebrado el día! Porque cada una tenía algo romántico que contar: David se presentó en mi casa con un ramo de rosas; Marcos le compuso una canción a Estela, que cantó en directo para ella en el Piccolino; Sergio apareció en el insti con un dibujo de Silvia ¡¡desnuda!! (pero superbonito, muy artístico, ¿eh?) y a Bea su chico le prometió… una escapada de tortolitos a la montaña este fin de semana.

Pero cuando estábamos las cuatro sentadas en círculo en el suelo, con nuestros pijamas, comiendo chuches, nos dimos cuenta de que no teníamos ni idea del origen del Día de los Enamorados, así que cogimos mi ordenador y nos pusimos a investigar. ¡Y esto es lo que aprendimos!:

El día de San Valentín no es un invento de los grandes centros comerciales, es una celebración anglosajona que se ha extendido a otros lugares. A las Princess nos parece estupendo, ¡porque nunca está de más una excusa para expresar lo que sientes por alguien! Además, ¿sabéis que en algunos países se llama el día del Amor y la Amistad? ¿No os parece algo precioso? 🙂

Parece ser que San Valentín fue un sacerdote romano que se opuso a un emperador que había prohibido los matrimonios entre jóvenes porque así los soldados, solteros, rendían más y tenían menos ataduras emocionales. San Valentín siguió casando a chicos y chicas y claro, cuando el emperador se enteró… bueno, ya sabéis cómo eran las cosas en esa época, no había piedad, y finalmente, tras un periodo en prisión, lo ejecutaron.

EL PRIMER AMOR

Post 25

Mañana es primero de febrero. Para mí febrero es un mes especial. Además de que pronto será san Valentín, el Día del Amor por excelencia, la semana que viene será el cumpleaños de mi primer amor.

Éramos unos niños cuando le conocí. En el pueblo, durante unas vacaciones de verano. Le dijeron que a mí me gustaba, cosas de críos en la piscina, ya sabéis. Yo tenía diez años, él doce. Y claro, se hizo el chuleta. Me empujó y caí al agua. Me asusté tanto por la sorpresa que chapoteé desesperadamente hacia la escalera, tosiendo mucho porque había tragado un montón de agua. Sus amigos se reían. Yo subí los escalones, humillada, y me alejé de ellos. Quería desaparecer, pero sólo logré esconderme, titiritando, en mi toalla. Él se acercó a mí. «Lo siento», dijo. A mí me temblaba la barbilla. No quería echarme a llorar. «Lo siento», repitió, y cogió mi mano en la suya.

Ya no nos separamos en todo el verano y, aunque nunca más lo volví a ver, cada principio de febrero me acuerdo de él y de su cumpleaños.

EXPRESAR LO QUE SIENTES

Hoy Silvia nos ha propuesta a las Princess un plan muy especial: un paseo guiado por las calles para descubrir algunos graffitis de amor que pueblan las paredes de nuestra ciudad. La idea viene de Sergio, que la llevó a hacer ese recorrido. A Silvia le gustó tanto que ¡ha querido compartirlo con nosotras! Y la verdad es que ha sido una propuesta fantástica, porque nos hemos dado cuenta de ¡cuánto amor hay en realidad latiendo tan cerca de nosotras, en edificios vecinos, parques cercanos, en el barrio!

A veces olvidamos lo importante que es amar y, sobre todo, lo importante que es expresar lo que sientes. Por eso hemos hecho fotos de algunos de estos graffitis, para compartirlos con vosotros y recordaros que ¡el amor mueve el mundo!

Y vosotros, ¿tenéis alguna foto de amor? ¡Enviádnosla! J

 


Amistad con sabor a fresa

Siempre me ha gustado el color rosa y el sabor de las fresas. A algunos os puede parecer cursi, pero no lo es. Es como cuando estás terriblemente enamorada de alguien y ese alguien hace una tontería súper romántica que te encanta. Si no estuvieras enamorada, definirías ese acto romántico como cursi y tu príncipe no sería un príncipe.

El amor es lo que convierte a lo cursi en romántico. Bueno, pues a mí me pasa algo parecido con mis amigas, Las Princess, a quienes adoro y saben a fresa. Cada una tiene su color, pero todas juntas somos claramente rosa. Bea es azul como el mar, porque le gusta correr, nadar, el aire… Estela es roja, ¡muy roja!, porque es apasionada y divertida. La dulce Silvia es ¡tan verde! como la naturaleza, como el parque, como la paz que siempre nos transmite a todas. “¿Y Ana?”, se preguntaran algunos… ¿de qué color soy yo? Pues no lo tengo muy claro. Igual estaría bien que respondieran Las Princess. ¿Sabéis qué? Voy a hacer una locura. A partir de hoy voy a compartir el Blog de Blancanieves con ellas. Sí, Princess, quiero que lo compartamos, de la misma forma que compartimos nuestras penas, nuestras alegrías y nuestras fresas. Que no sé si los sabéis, pero ¡es nuestra fruta favorita!

Esperaré pacientemente vuestra entrada. Quiero tener un color con sabor a fresa. Mientras espero, me voy a preparar la merienda.

Receta de fresas con vinagre:

  • 250 gramos de fresas
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 3 cucharadas de azúcar

Se mezcla todo en un tupper, se deja reposar toda la noche y a la mañana siguiente… ¡Mmmm… las fresas más deliciosas que una verdadera princesa pueda desear!

(¡Gracias al fotógrafo Juan Carlos por permitir que reproduzca su preciosa foto de las fresas!)