Princesa de Segunda mano

Esta mañana he ido a una tienda de segunda mano a comprar una camiseta que hacía días que tenia vista.  Cuando me la he puesto, me he sentido súper a gusto. Tenía un tacto muy gustoso y olía a jabón de melocotón.  Pero mientras me miraba al espejo, no podía parar de pensar en la propietaria anterior. A ella seguro que también le gustó cuando se la compró, pero por alguna razón, un día dejó de quererla y la abandonó en esa tienda llena de harapos.

Me gustaría llamarla y preguntarle porque se deshizo de tan bonita prenda” pensaba mientras le pagaba los 5 euros a la dependienta, y fue entonces, como un fantasma aparecido del oscuro pasado, apareció la primera novia de mi príncipe. Nunca hablamos de ella, pero la he visto en fotos. No sé qué pasó entre ellos, pero está claro, que un día dejaron de quererse.

¿Eso me pasara a mi algún día? ¿Y cuando pase que voy a hacer? ¿Dejar que otra se lo ponga y quedarme tan tranquila?

Me vinieron unas ganas enormes de acercarme a la ex de mi chico y preguntarle que pasó. Pero no lo hice. No lo hice, porque esto significaría reconocer que soy una princesa de segunda mano. Y eso NUNCA.

 

Post 34_10-05-13

 

Siempre, siempre, siempre hay que pensar que has sido la primera y la únicaEl presente es lo único que existe.

 

 

NADIE DIJO QUE SER PRINCESA FUERA FÁCIL

Post 30_15-03-13

No, no lo es. Y si no, pensad en tres de nuestras princesas:

BLANCANIEVES. Además de hacerla de criada, tuvo que aguantar que su madrastra, que era de lo más envidiosa, intentara “deshacerse” de ella.

CENICIENTA. Como si la muerte de un padre fuera poco, Cenicienta también tiene que aguantar que su madrastra la trate como a una “chacha”.

YASMIN. A ella, a quien controlan en palacio las 24 horas, quieren obligarla a casarse con alguien a quien no ama.

¿Qué tienen en común? Que son infelices. Pero también, que son capaces de cambiar eso, desafiar lo establecido y cambiar, así, su destino: Yasmin decide desobedecer a su padre y aventurarse en las calles de la ciudad, fuera de palacio; Cenicienta también desoye las órdenes de su madrastra y, gracias a la ayuda de un hada madrina, acaba asistiendo al baile que tanta ilusión le hacía; Blancanieves huye al bosque cuando se da cuenta de las intenciones de su madrastra.

Y es que, a veces, las princesas deben elegir y encontrar su propio camino.

SORPRESA

Hola, dulce Blancanieves, soy Silvia. Tengo que decirte, que tu última entrada ha causado un gran revuelo en casa. Como sabes, la maldita crisis no nos permite hacer el viaje de cada año y no tenemos ningún plan divertido. O sea, que pensando pensando, hemos decidido que nos encantaría desconectar e irnos lejos, muy lejos… a un lugar sin semáforos, ni ruidos ni cobertura. Sin periódicos, sin noticias, sin nada… Sí, amiga, es lo que estás pensando… (Imaginamos todos ahora a Blancanieves saltando en su cuarto, ¿verdad?) Pues eso, que hemos alquilado un casa rural en tu pueblo, durante una semanita. ¿Ya va siendo hora que tus padres y los míos se conozcan, no? Espero que esta noticia te haga feliz y no te dé vergüenza. Este verano no vas a quedarte ni sin príncipe ni sin Princess. Es verdad que BEA y ESTELA no estarán con nosotras, pero les pediremos que nos vayan informando a través del blog. Tengo ganas de respirar aire puro, de verde, de animales… ¿y por qué no decirlo? Tengo ganas de pasar el verano con alguien más que con mi familia. Pero sólo una semanita, que una también tiene un príncipe al que cuidar. Pero antes de marcharme, te confesaré qué es lo que nos convenció a todos para venir a pasar el verano contigo. No fue lo de tu príncipe, para nada. Fue lo que dijiste de ser hija única. Tienes toda la razón. Yo, que adoro a mi hermano, quiero que sepas, que a ti, querida Princess, te considero una hermana. Quiero que pasemos el verano en familia y eso es lo que haremos.

P. D: En la página web de la casa rural había esta foto. ¿Es realmente así tu pueblo? ¡Me encaaaaaaantaaaaaaa!

 

 

SIN COBERTURA

Pronto llegara ese momento tan temido… ¡las vacaciones de verano! Y no es que no me guste el verano, lo que no me gusta es separarme de la gente que quiero. Me entran pensamientos negativos en la cabeza y temo que si paso mucho tiempo sin mi príncipe, alguna lagarta me lo va a quitar. O que las Princess se olvidaran de mí y me substituirán por una chica fashion con el pelo teñido y las uñas pintadas de fucsia. ¡Soy así de tonta!

Como cada año, mis padres y yo marchamos al pueblo. Me gusta ver a mis abuelos, a los amigos de la infancia, y recuperar la vida sin cobertura. Sí, mi pueblo es uno de esos lugares que no tienen casi 3G. Es mas fácil ayudar a parir a una vaca que conectarse a Internet. Y aunque me apetece un montón ir, creo que un mes es demasiado tiempo. Pero claro, mis padres ni locos me dejan sola en la ciudad un mes entero. Claro que a mí lo que en realidad me gustaría es que lo pasáramos juntos mi príncipe y mis Princess, pero creo que aún falta tiempo para eso. Cuando pienso eso, me siento pequeña otra vez. ¡Y me da rabia ser hija única y no tener hermanos!

Pero quiero que sepáis todos que, aunque tenga que andar 10kms. cada semana, no pienso dejar de escribir en mi blog. Aunque un poco de ayuda ¡no me iría nada mal!

Besos a todos y os deseo un dulce y ¡feliz verano!