¿CUÁNDO DEJÓ DE TRATARTE COMO A UNA PRINCESA?

no al maltrato

Porque hay mucho sapo suelto a quien las princesas se equivocan al besar…

todas somos princesas

NO AL MALTRATO.

una imagen vale mas que mil palabras

TODAS SOMOS PRINCESAS Y DEBEMOS SENTIRNOS COMO TAL.

y debemos sentirnos como tal

(Y esto también va por todos aquellos príncipes que se encuentran brujas en su camino.)

Anuncios

PRINCESS ARMY

ser princesa no es fácil

Hoy quiero presentaros a una nueva amiga, una princesa que un día despertó de su cuento de hadas… Ella se hace llamar Princesa con Problemas, pero para nosotras, las Princess, es la Princesa Valiente.

Nos escribió un pequeño comentario en una de las entradas del blog añadiendo el enlace del suyo. Como siempre hacemos las Princess, fuimos a curiosearlo, porque nos encanta descubrir vuestras historias y palabras, cómo os expresáis y contáis lo que sentís y pensáis. La historia de la Princesa Valiente consta solo de tres entradas, pero tuvimos suficiente para darnos cuenta de que, a veces, los cuentos de hadas se vuelven pesadillas, y de que solo una heroína de verdad es capaz de, en esos momentos, seguir luchando por salir a flote. La Princesa Valiente es una de esas heroínas. Por eso sabemos que saldrá adelante y que, finalmente, descubrirá quién es (nosotras ya lo sabemos: una princesa excepcional).

Os animamos a todas a pasar por su blog para darle todos los ánimos y fuerza que se merece: http://princesaconproblemas.blogspot.com.es/

Y ¿sabéis qué? Conocerla a ella nos ha dado una idea: ¡crear la Princess Army! Un ejército de princesas que se apoyen las unas a las otras. ¿Qué os parece? 🙂

Día desenfocado

No soy como mi amiga Bea, que le encanta correr, ni tengo bici como Silvia. Tampoco tengo perro como Marcos, pero hoy me apetece perderme por el monte. Ando, pienso, escucho el sonido del viento en los árboles y, aunque me sienta muy libre, algo oprime mi pecho y no me deja ver con claridad.

Me pierdo por el monte y no veo nada.

Me pregunto qué es lo que podría hacer para encontrar el camino. Me lo pregunto muchas veces y tanta pregunta no me deja avanzar. Estoy como paralizada.

No sería grave si no fuera porque no puedo parar de pensar… sí, eso… que aunque sea feliz de base, hoy no me siento demasiado bien…

Incluso las princesas con príncipe tenemos derecho a estar tristes y necesitamos nuestro momento para estar solas. Aunque no puedo evitar escribirlo en mi libreta para compartirlo con vosotros en mi blog. ¡Ánimos a todos los que tengan un día malo! Yo, a los días en que parece que no puedo encontrar el camino, los llamo «días desenfocados». Hay sol, el paisaje es bonito, se respira un ambiente tranquilo… pero yo estoy como cegata… no veo bien.

Lo veo todo desenfocado.

Así que cierro los ojos, me voy a la cama y confío en que mañana lo veré todo mucho más claro.