ENVIDIA

Amigas, soy BEA y os escribo desde Formentera. No os lo vais a creer, me apunté con un grupo del gimnasio y he recorrido la isla… no en coche, ni en moto, ni en bici… ¡nadando! Es verdad que teníamos un barco cerca por si nos pasaba algo, pero ha sido apasionante. El agua del mar estaba súper fría y la primera sensación al tirarme de cabeza fue… ¡increíble! No sé describir felicidad mayor, así que adjunto un par de fotos porque, a veces, ¡una imagen vale más que mil palabras! Debajo del agua, sin ningún ruido… Esos segundos, que se hacen eternos… ¡sencillamente genial! Imagino que debe ser una sensación parecida a la que sienten Marcos y Estela cuando cantan. Sé, como una especie de trance. Luego, la carrera muy divertida. Hizo un día precioso y, aunque fui la penúltima, estoy orgullosa de haber llegado hasta el final. Es cierto que a veces la vida nos pone retos y recompensas, pero lo complicado no es el reto, es reconocer la recompensa. Por ejemplo, una compañera, al llegar se puso a llorar. Yo pensaba que se había hecho daño y resulta que lloraba porque había quedado la segunda. ¡No me lo podía creer! Yo he llegado la penúltima y me siento genial. Bueno, un poco cansada. ¡He tardado tres días y he nadado 25 kilómetros! No está nada mal, ¿no?

Bueno, tengo que reconocer que siento un pelín de envidia de vosotras. Juntas, en ese pueblo. Claro que no tiene mar 😉 y ya sabéis que yo, sin mar, ¡no puedo vivir!

Os quiero, Princess. ¡Me voy a dar otro chapuzón!

Anuncios

2 pensamientos en “ENVIDIA

  1. balla qe bieen me encantaria tener tu vida.. oye me puedes aconsejar? hay un chico qe me encanta loamo yas 5 años y el ami y no hemos isdo capazes de declarlo.. tu qe crees lo ago yoo o esperar a qe el lo age? teeq bss fatii ^^

    • ¡Oye!, pues si te gusta desde hace tanto tiempo ¡tienes que decírselo! Si sabes que tú le gustas a él, como parece por tu comentario, ¡es evidente que estáis perdiendo el tiempo! Y si no estás segura, también es mejor decírselo, porque si es que sí, ¡por fin!, y si es que no… ¡pues no te quedas otros cinco años perdiendo el tiempo!
      Si eres tímida, puedes escribirle una carta, o nota; Cyrano de Bergerac (hay libros y pelis) lo hizo así: le daba vergüenza declararse porque él no era muy guapo y enamoró a su amada escribiéndole cartas de amor. Bonito y romántico, ¿no te parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s